5.7.17

XIII CUADERNO PROFESORES POETAS


LA LIRA DE CALIOPE


Poema inédito perteneciente al libro
“Biblioteca del príncipe di Sangro”
publicado en el XIII Cuaderno de poetas profesores,
Segovia, 2017

 

LA LIRA DE CALIOPE
COLECCIÓN DE POEMAS ESCRITOS EN ALEJANDRINOS
COMPUESTOS POR DON ESTEBAN SARMIENTO
 Y DEDICADOS AL EXCELENTISIMO SR.
 MELCHOR PORTOCARRERO, VIRREY DEL PERÚ,
LIMA, 1703

Es una locura odiar a todas las rosas
porque una te pinchó.
Vizconde de Saint Exupery


La ausencia es un camino perdido en las tinieblas
que igual que el amor no lleva a ninguna parte.
El hueco de la voz se asimila al del humo
y vuela forzado en un éxodo de lágrimas.
La soledad se desploma sobre el mediodía
y aplasta cualquier arquitectura en el aire.
El recuerdo se inunda con soles de postales,
con estrellas falsas y con lunas melancólicas.
La memoria se llena de sierpes venenosas,
los párpados se hinchan de dolor como ababoles
y la sangre se infecta de tristeza y nostalgias.
Tu voz como un rescoldo, como un eco cansado
más allá de metáforas y de metafísicas.
La lágrima dialoga entre el agua y el fuego
con olas repetidas como remordimientos
Si miras al cielo verás caer plumas de ángel.
Si todos los versos hieren, el último mata
rápido como pólvora, raudo como un calambre.
La vida es un teatro de traición y cenizas:
un mar de látigos que no reniega de su furia.
No olvides nunca que somos lo que recordamos.
Los siglos pasados son las semillas del futuro:
versos viejos como banderas desflecadas,
virutas de vientos, sílabas y palabras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

UNA LIBRA DE CARNE


ACTA DE LA SESION


Poema inédito perteneciente al libro
“Biblioteca del príncipe di Sangro”
publicado en el XIII Cuaderno de poetas profesores,
Segovia, 2017


ACTA DE LA SESIÓN
CELEBRADA EL MIÉRCOLES 7 DE MAYO
EN LA ACADEMIA DE LOS OCIOSOS
DONDE SE RECOGEN ALGUNOS POEMAS DE VARIOS INGENIOS
EN HONOR A SU BENEFACTOR Y CARO PRESIDENTE
EL EXCELENTÍSIMO CONDE DE LEMOS
NÁPOLES, 1611


Desde las montañas bajan ríos de memoria
cuando la vida era antes un palacio habitable
con horas felices en relojes lejanos…
El sol de la tarde luce como antorcha fúnebre
y se deshace despacio entre briznas y etcéteras.
Un otoño de perfume de rosas quemadas
y pájaros como cicatrices en el cielo
esclavos de su vuelo y de su propia caída.
El paisaje transpira a través de las palabras.
de unas manos con flores que añoran la poesía
o el silencio de los sauces anclados en su tristeza.
Una primavera herida de banderas rojas,
un sueño castigado por su propia belleza.
Allí un aullido humano, una palabra libre,
un poema como un puñal desenvainado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

20.12.16

FELICES FIESTAS Y BIENVENIDO 2017



Este año como no podía faltar, aquí os presento el nuevo Belén, levemente inspirado en los pesebres napolitanos.Espero que os guste. Nos vemos el año que viene.

29.11.16

PRIMULA VENERIS


ISLA DE MAPAS PERDIDOS


Poema perteneciente al libro inédito Biblioteca del príncipe di Sangro publicado en la revista La bolsa de pipas, número 102, Mallorca, septiembre 2016



ISLA DE MAPAS PERDIDOS
POR VINCENZO DELLA GIRANDOLLA
VENECIA 1743

Lloré mi juventud y la flor caída
de mis pobres días antes de tiempo
                Conde Leopardi

La lluvia penetra por todos los agujeros, y crece como un cáncer en la concha. Los estertores del estío en los últimos días de septiembre; el mar como un gran ataúd de insomnios y párpados, y sus olas arrojando en la arena ramos de bálagos y holoturias. Viento con yodo y la brisa con salitre. La mirada se puebla de cangrejos venenosos cuando contempla en la playa los despojos de la juventud. La memoria como un osario de ballenas suicidas; y cada recuerdo como un mapa de ausencias en el que toda cicatriz es reminiscencia. Mis ojos permanecen vendados con yeso, pero aun así puedo intuir esta antigua marea que nos acecha. Una antigua profecía es ahora mi tesoro. Tu perfume persiste aún en la almohada después de tanto tiempo. Mi soledad está manchada por la culpa o el deseo. Te llamo, humilde como una hache, pero el llanto se me ovilla en el cuello. Y solo entonces, recubro tu piel imaginada de besos y algas. Te recuerdo con la bruma del tiempo. Te recuerdo y llueve aún más en los huecos que dejaste. Te recuerdo y entonces me pregunto cuánta soledad cabe en un guante abandonado. Te recuerdo entre las brasas de volcanes heridos y el humo de madera trémula; ahora que la nieve del papel es la única que publica tus huellas. Pulo con aceite de lapislázuli aquellos versos blancos y libres como las sábanas donde nos amamos, o la plata calcinada de nuestros cuerpos. Hecho pedazos la memoria, soy lo que me rodea como una isla o lo que vive en mis adentros: soy un encantador de serpientes fracasado que interroga el silencio con dóciles músicas o con ripios repetidos desde siglos por ruiseñores persas.