5.9.18

XIV CUADERNO DE PROFESORES POETAS


GRAMATICA DEL NIGROMANTE

Poema perteneciente al libro "Biblioteca del Príncipe di Sangro"
publicado en la XIV Cuaderno de profesores - poetas de Segovia 2018



GRAMÁTICA DEL NIGROMANTE,
O EL ARTE INGENIOSO DE PLATICAR
CON LAS ÁNIMAS DEL PURGATORIO
SEGUN EL LICENCIADO DON DIEGO TOMÁS DE VILLAROEL,
SALAMANCA, 1757


Tu sepulcro es pagano, el coral no cobija
y eres tritón nostálgico del ciprés y la estrella.
Conde de Foxá



Traslúcido escalofrío en el mármol, los vientos como césares de muerte, toda la eternidad sin ningún crimen. Un tiempo más viejo que los relojes: años y años, piedra sobre piedra. ¿Tendrá piedad el musgo en este bosque de ángeles y estatuas mutiladas? Frotad la nieve hasta borrarla, todo error es leyenda dolorosa que los siglos cumplen en silencio. Poned vuestro oído sobre la tierra y escucharéis las voces castradas: plata en la boca y púrpura en los párpados. Noche de piedra, demasiado larga. La lluvia no te moja, te resbala como si no quisiera corromperte. Ahora tus manos son las manos más inocentes, blancas como una oración casi pálida. Tu cuerpo ahora es tu poema póstumo en brazos de un viento que habla en parábolas. Sobre esto lecho de lirios de luna duermes eterno el sueño del arte, la perfección de un horizonte mudo como estatua de incurable belleza. Completamente horizontal el tiempo. Todo escándalo acaba en voz premiosa. Vete ya: nadie es poeta en su patria. Si la muerte habla con timbales de oro, tú respóndele con frágiles rosas, con huesos rotos, con piedras podridas.









12.6.18

ABRIL VINTAGE


ABECEDARIO DE LUCES Y SOMBRAS


Poema pertenenciente al libro Biblioteca del Príncipe di Sangro,
publicado en el libro Los seis dedos de una mano,
editado en Corona del Sur, Málaga 2018



ABECEDARIO DE LUCES Y SOMBRAS,
EN HONOR AL DUQUE DE ALBA
Y SU RECIEN ESPOSA DOÑA ESTRELLA,
POR EL LICENCIADO SILVESTRE SOLÍS.
SEVILLA, 1694

Sé la antorcha del mundo. Si tu luz es únicamente la de un planeta, no serás nada a la vista de Dios. Reservo para ti un esplendor para el que la gloria del Sol es una sombra. Guiarás el camino de las estrellas, y los que gobiernen los Imperios deberán ser guiados por ti.
Conde Saint- Germain

El sol abre la puerta a un nuevo día. En el cielo impreso el bostezo de las nubes. Martirio de campanas, crucifixión de golondrinas en el aire. Adioses de banderas en el viento. El horizonte está en los ojos, y no en el paisaje igual que la belleza. La mañana cristaliza en nerviosos arpegios de otras músicas. El cielo dice doce sílabas rojas al quemarse. Los párpados como palabras de piedra. Viento que viene y va, viento que el aire aventa. Los rayos dorados confitan con lentitud todo lo que toca. La mañana te trae en sus manos su pan recién horneado y sin melancolías, su palabra como salvoconducto o contraseña contra la vida. Bajo la tristeza plomiza del cielo el oro espigado de los campos, la memoria vacía como el caparazón de las tortugas. Tendida como un sueño o una nube mi voz descansa bajo un sombrero de paja. Los pájaros tienen alas, pero el hombre palabras. Los megáfonos de las flores anuncian la primavera, atrás queda el rumor del invierno en el bronce de los árboles.

El nuevo día me trae un puñado de almendras amargas para que yo decida. El aire germina de párpados y pájaros. La palabra perdida entonces renace con plumas blancas. Según la poética revolucionaria el hijo bastardo del marqués es hoy afilador de guillotinas. Somos aquello que ignoramos, o quizá lo más grave, ignoramos aquello que fuimos antaño. El alba bautiza de asombro las sábanas blancas; allí donde se posa el sol se abre una herida, una diáspora de mariposas, una estela de sándalo sin alas. Vivir con la escafandra de la poesía o vivir gracias a la ortopedia de la novela y sus otras vidas imposibles. Dormir en el caligrama de los sueños, allí donde el peine enferma de nácar. Aspirar la nostalgia perenne de la flor del gramófono como un exquisito veneno. Esperar a que llegue la noche y el sueño llague los ojos y el viento azote olivos y encinas.

jjjjj

INSTRUMENTO


RELACCION VERDADERA


Poema pertenenciente al libro Biblioteca del Príncipe di Sangro,
publicado en el libro Los seis dedos de una mano,
editado en Corona del Sur, Málaga 2018
 

RELACIÓN VERDADERA

SOBRE LA EXTRAÑA LEYENDA

DE LESTAT DE LIONCOURT,

MARQUES DE AUVERNIA.

PARÍS, 1770



Ni el sol ni la muerte pueden mirarse fijamente
Duque de la Rochefoucauld
 
 
 
 
 
 
Encerrado entre estos muros sobrevivís a los siglos. Leéis de noche arropado por las sombras en este cementerio de libros viejos. Inmunizado al del tiempo, sólo el peso de la memoria os afecta. Más allá de estos ángulos, los años pasan ajenos y absurdos, allá fuera sigue el bullicio vulgar de esta época que tanto detestáis. Todo a vuestro alrededor está condenado a extinguirse inexorablemente, a seguir su curso como un río; mientras vos seguiréis impasible, inmutable, como si vuestra belleza se hubiera congelado el día que figura sobre este mármol. Todo perecerá carcomido por la enfermedad del tiempo. menos vos que desafiáis las leyes divinas. Destruís todo aquello que tocáis; matáis aquello que amáis. He aquí vuestra condena. Vuestro hálito es gélido como el de la muerte. Vuestros labios sólo envenenan a vuestras víctimas. El cuello de ese tierno muchacho que ahora besáis, ya es una flor cortada que en vuestras manos se marchita. Cuanto poseísteis yace en el polvo y la ceniza. Los bosques frondosos y rubios de vuestra juventud son ahora un puñado de sombras lejanas. Los castillos y palacios de vuestros antepasados fueron arrebatados o destruidos. Los privilegios, abolidos. Se han sucedido tantas generaciones que el populacho a pesar de vuestros crímenes, ya ni os teme ni os recuerda. A pesar de vuestra cínica sonrisa, os sentís terriblemente solo, como un ángel caído, y presentís que sois el fin de una raza. Estáis solo. Mucho más solo de lo que puede estar un hombre. Ni tan siquiera vuestra sombra o vuestro doble en el espejo os acompaña. Estáis harto de resucitar todas las noches, y de repetir paso a paso la misma liturgia. Harto de vagar sediento de sangre y de belleza. Estáis tan solo y tan cansado, que incluso más de una vez habéis deseado que una estaca atravesara silenciosa y feliz vuestro pecho. Abandonar por fin vuestro estrecho refugio, exiliaros del reino de las tinieblas. Quizá tener ahí fuera un descanso digno.
 
 

 



A ES A